Foto Los estudiantes

Historias de esfuerzo, servicio y bendición

Ptr. Javier Guichard Quintero, LAE. Ariel Basto Quintero, C.P. Eleazar Olmedo Carrillo     JUL - DIC, 2017

HOY UN ESFUERZO, MAÑANA UNA VICTORIA

Ptr. Javier Guichard Quintero

Mi padre siempre nos impulsó y motivó a estudiar una carrera profesional. Soy el primer hijo de siete, así que crecí con el sueño de cambiar mi vida de campesino, por otra de mayor desafío para el servicio. En 1982, emprendí el viaje desde Tabasco hasta Sonora (39 horas en autobús); al lugar donde se encontraba la que hoy es la Universidad de Navojoa. Fui recibido bajo el plan de estudiante industrial y asignado a la fábrica Alimentos COLPAC, sitio donde aprendí a trabajar y a formarme como un joven emprendedor. Agradezco a Dios porque fui aprobado en las materias de: trabajo, esfuerzo, servicio y abnegación. Nunca me cansaré de dar las gracias a Dios por la forma en que, sabia y amorosamente, me condujo hasta convertirme en ministro de su Palabra. Actualmente, sirvo a Dios como director de mayordomía en la Asociación del Noreste que pertenece a la Unión Mexicana del Norte.

LOS PLANES DEL SEÑOR SON PERFECTOS

LAE. Ariel Basto Quintero

Siendo un adolescente campesino anhelaba ir a un paraíso al que todos llamaban ICOLVEN (hoy, Corporación Universitaria Adventista en Colombia). En el año de 1979, gracias a mi hermana Dorita y a la familia Fernández, pude hacer el viaje hasta Medellín. Pronto me asignaron a ICOLPAN, la fábrica de alimentos que en ese tiempo era dirigida por, el gran maestro y administrador, Saúl Sierra; quien de golpe se convirtió en mi mentor y consejero. Le debo lo que soy a Dios y al plan de estudiante industrial. En mi profesión he podido animar y apoyar a otros que han seguido este mismo camino. Hoy sirvo al Señor como gerente de la Industria de Alimentos Viva Mejor Bucaramanga, y día con día, puedo comprobar que los planes del Señor son perfectos, así que someto mi agenda diaria a su voluntad.

LECCIONES DE DEPENDENCIA DE DIOS

C.P. Eleazar Olmedo Carrillo (el Micky, para mis amigos)

Siendo niño, mis padres se trasladaron a Montemorelos, lugar donde se encontraba la que hoy es la Universidad de Montemorelos. Desde que tengo memoria fui un estudiante-trabajador, siempre he servido a la industria de alimentos de la Iglesia Adventista. Quiero compartirles mi experiencia como estudiante industrial: 1. El estudio y el trabajo son una bendición; te hacen sabio al administrar tu tiempo y te convierten en un mejor estudiante y profesional. 2. Las mejores universidades son las de la Iglesia Adventista, combinan el estudio con el trabajo. 3. El ingrediente principal para salir adelante siendo un estudiantetrabajador es la dependencia de Dios. Hoy sirvo a Dios como jefe de producción, en una de las dos panaderías de Alimentos COLPAC. Por 33 años he puesto en práctica lo aprendido, la dependencia de Dios siempre es y será una gran bendición.

Autores: Ptr. Javier Guichard Quintero, LAE. Ariel Basto Quintero, C.P. Eleazar Olmedo Carrillo

instagramSíguenos @MASBIENESTAR16